Qué está pasando en el mundo (y qué nos estamos perdiendo nuevamente)


¨El futuro es integrados al mundo¨ fue el tema central del Seminario realizado hace unos días en forma virtual, del cual participaron casi 700 personas inscriptas.

El objetivo del Seminario fue mostrar que está pasando en el mundo y el vértigo de los cambios de los que nuevamente nuestro país está quedando afuera por estar atrapado en discusiones perimidas del pasado. La capacidad de producción de la cadena agroindustrial de nuestro país está a la vista de todos, aunque existan sectores que no lo quieran ver, pero existe además un potencial tangible que puede ser materializado y canalizado al comercio exterior en una coyuntura que se destaca por la alta demanda de lo tenemos y podemos hacer, generando de esta manera un mayor flujo de divisas que nos permita crecer, invirtiendo, disminuyendo la pobreza y construir un país más inclusivo.


El Dr Marcelo Elizondo planteó claramente que el Comercio Internacional ya estaba cambiando entes del COVID 19 y la guerra Rusia-Ucrania y que las tendencias actuales en el comercio son el sostenimiento de la Globalización, la revolución tecnológica generando continuos cambios, empresas y no Estados generando los grandes cambios, mayores exigencias de sanidad, calidad, trazabilidad, cuidado ambiental etc.., importancia creciente de la Geopolítica y una volatilidad que llegó para quedarse.


Las disrupciones que se generan continuamente en el mundo (guerra Rusia-Ucrania, COVID 19, conflicto China-USA, crisis económicas regionales etc.) serán cada vez más frecuentes y generarán incertidumbre en el comercio, así como que la Geopolítica ocupa hoy un lugar central en las decisiones comerciales entre Países.


El Dr Elizondo planteó que las exportaciones globales crecieron de 19 billones de dólares en 2010 a 28,5 billones de dólares y que en pandemia de COVID 19 frente a una estimación de caída del 30% de las exportaciones anunciada por la OMC la realidad fue solo del 5% y en 2021 se llegó a un nuevo récord de 28,5 billones.


Destacó además hoy existen en el Mundo casi 350 acuerdos de preferencias comerciales y Argentina solo participa del Mercosur (que tiene acuerdos con algunos pocos países como México, Perú, India, Israel y en negociación con la UE), un acuerdo bilateral con Chile y algunos acuerdos menores con otros países.


A la vez destacó que el 60% del comercio mundial en 2022, se realiza entre países que participan de acuerdos económicos de libre comercio (TLC o similares) y donde ya los aranceles no son el tema central, ya que han bajado de 1995 a hoy del 15 al 5% a nivel global, sino que figuran en los acuerdos regulaciones comunes de sanidad, calidad, trazabilidad, propiedad intelectual, regulaciones ambientales, legislación laboral etc.


La Inversión Extranjera Directa sigue creciendo en el Mundo (Ver Gráfico) y fundamentalmente ocurre en países relevantes en Comercio Exterior. Como dato contundente China y USA concentran más del 75 % de la Inversión Extrajera Directa a nivel global.


El comercio exterior ya no es solo de bienes y servicios y participan empresas; sino que se están generando Ecosistemas Productivos compuestos por empresas productoras, inventores, inversores privados, investigadores, financiadores de proyectos etc. que desarrollan juntos los bienes y/o servicios exportables.


El Ing. Marcelo Regúnaga posteriormente planteó como a partir de la creación del GATT y la OMC el comercio mundial de alimentos y bienes, creció de manera importante y dio lugar al crecimiento y desarrollo sostenido de los países que se integraron a la economía global. (Australia, Canadá, N. Zelanda, Corea, más recientemente Chile, Méjico, Perú y Colombia). Argentina eligió el camino equivocado de la sustitución de importaciones y tiene hoy datos muy pobres de PBI, ingreso per cápita, participación en el Comercio, competitividad global, etc.


Destacó Regúnaga la fortaleza de Argentina de tener una Agroindustria con un Sistema de Producción de los más Sustentables del Mundo, un enorme potencial de crecimiento y la posibilidad de agregarle valor a lo que se suman otros bienes y servicios exportables. Al mismo tiempo destacó la debilidad del País al no tener una buena imagen externa en el comercio, no contar con acuerdos o alianzas con mercados relevantes, no tener una estrategia ni políticas de inserción comercial en otros Países y no contar con una Macroeconomía estable y con reglas claras y sostenibles que generen mayor inversión para aumentar la producción y exportación.


Planteando los temas para una agenda futura de Inserción de la Argentina en el Mundo se centró en la necesidad de tener una agresiva estrategia de inserción internacional de bienes y servicios, contemplando la geopolítica y la integración a las cadenas globales y redes; para lograr acceso a una mayor cantidad de consumidores.


Regúnaga planteó definir Políticas comerciales claras basadas en eliminar la desprotección comercial y las restricciones, desregular, sustituir impuestos distorsivos, generar un marco legal para estabilidad de políticas, etc.


Destacó la necesidad de intensificar Negociaciones internacionales, para mejorar competitividad y facilitar acceso a acuerdos comerciales de libre comercio y de cooperación con todo el Mundo y a la necesidad de recuperar una agencia de promoción de Inversiones y del comercio exterior para facilitar a la actividad privada su crecimiento y participación en el comercio exterior.


Participaron de un Panel de discusión y conclusiones con Elizondo y Regúnaga el Presidente de la Fundación Ignacio Lartirigoyen, el Lic. Gastón Bourdieu, Carlos Borla y Gustavo Oliverio integrantes del Directorio, y Ricardo Bindi de Agrositio, concluyendo en que es necesario y urgente plantear una agenda clara y de largo plazo que defina un Rumbo de País y un plan estratégico que contemple lograr Seguridad Jurídica y respeto a las Instituciones, un plan Macroeconómico y reglas de juego estables en el tiempo que promuevan Inversión Privada.