¡Menos es más! (reducir la emisión, aumenta la eficiencia)


Mejorar la productividad y Sustentabilidad fueron los temas centrales planteados en el Outlook 2022 realizado por el USDA el 24 y 25 de Febrero de 2022.


El foco de la Agricultura y la producción de alimentos de hoy, está puesto no solo en sus datos productivos y económicos sino en la obtención de resultados que muestren que son producidos sustentablemente. El consumidor actual cada día más se fija en la información de cómo y dónde se producen sus alimentos y en el total de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) vinculadas a su producción.


Tomando a la Generación Z o Centennials (nacidos sobre los 2000) en USA, 3 de cada 4 de sus integrantes antes de la marca de un producto se fijan en su origen y sustentabilidad y esto es una tendencia generalizada globalmente y no solo para los alimentos.


Datos del USDA muestran para USA en el 2021 un récord de Exportaciones de 172 billones de dólares y proyectan aún para el 2022 llegar a 183,5 billones y la demanda sigue creciendo.


Casi el 20% de las exportaciones americanas tienen como destino final China. Con un crecimiento del 8% en 2021, datos del Banco Mundial marcan que China tiene 1/3 de su población (500 millones de personas sobre un total de 1500 millones) con un ingreso per cápita de entre 35 y 40 mil dólares anuales, equivalente al promedio de los Países de la UE en 2020. De esta forma el valor agregado y la calidad de la demanda en China es cada día mayor.


Cuando se habla de parámetros de Sustentabilidad, la Huella de Carbono (las emisiones de GEI por unidad de producto) es la más utilizada, por su impacto en el calentamiento global y solo considera las Emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en su equivalente CO2 y no el Secuestro o fijación de CO2 que se produce, conformando de esta forma el Balance de Carbono del producto, actividad o Sistema Productivo. El contar con información sobre la cantidad de CO2 que es fijado o secuestrado en las distintas actividades productivas es central para poder realmente evaluar el ciclo completo del Carbono y no solo una parte que son las emisiones. Está claro que reduciendo las Emisiones de GEI y potenciando el Secuestro de Carbono atmosférico se obtiene un Balance de Carbono más equilibrado.


Tomando solo el parámetro de Emisiones de GEI el aumento de la productividad y el uso de tecnologías que reducen las mismas permitió que la Lechería Americana muestre hoy una reducción de emisiones por litro de leche producida del 19% entre 2007 y 2017 y una mejora del 30% en la eficiencia del uso del agua. (J.Capper 2020).


De igual forma la United Soybean Board muestra mejoras desde 1980 a hoy en la eficiencia del uso del agua para producir Soja del 61% y una reducción de Emisiones de GEI por Tonelada producida del 42%.


En la zona Núcleo Central Argentina datos publicados por la FPC, muestran que la reducción en las Emisiones de CO2 por Tn de Soja producida entre 1990 y 2020 solo por la utilización de Siembra Directa en lugar de Convencional fue del 61% y la mejora en eficiencia del uso del agua en el mismo período, para producir una Tn de Soja, fue del 50% promedio, para Soja de Primera y Segunda. (G. Oliverio FPC 2021 ).


Para el caso del cultivo de Maíz y Trigo, la reducción de Emisiones por Tn fue del 79% y 67% respectivamente y en cuanto a la mejora en la eficiencia del uso del agua en el mismo período fue del 68% para el Maíz y 53% para el Trigo.


Esto es, se requiere en 2020 un 68 y un 53% menos de agua de lluvia en el ciclo de los cultivos de Maíz y Trigo, para producir una Tonelada de granos, que en los años 90.


Es muchísimo lo que se ha avanzado en los últimos 30 años en todos los sistemas productivos en cuanto a la productividad por un lado y a la reducción de Emisiones de CO2 por otro. Las proyecciones para los próximos años marcan continuidad en las mejoras y el logro en muchas actividades productivas de Balance Cero (Emisiones-Secuestro de CO2).


E. Viglizo en 2019 en el Seminario de la FPC mostró claramente como en Argentina el secuestro de Carbono en el sector rural, dado por la fijación de Carbono de los pastizales naturales y cultivados, supera ampliamente a las emisiones de GEI y de esa forma se genera un Balance de Carbono con un crédito positivo que neutraliza las emisiones no rurales.


Estos datos son centrales para poder mostrar parámetros reales que marcan la Sustentabilidad de los Sistemas de Producción en Argentina (incluyendo todas las actividades) a través del Balance de Carbono.


El desafío al 2050...