Lácteos: Retroceden Nueva Zelanda y la UE para que Argentina levante la mano


Algunas de las conclusiones de la última reunión del US Dairy Export de hace unas semanas, deberían ser un incentivo relevante para el crecimiento de la lechería Argentina.


El suministro y aumento de la producción de leche en Nueva Zelanda y la Unión Europea es limitado y los productores de leche de Americanos tienen las vacas y la capacidad para satisfacer la creciente demanda mundial de queso y otros productos lácteos.


Orador tras orador en la reunión de otoño del US Dairy Export Council describieron cómo y por qué el futuro a largo plazo para las exportaciones de lácteos de EE. UU. continúa luciendo brillante, especialmente a la luz de las limitaciones que enfrentan los principales competidores mundiales.


La reunión se llevó a cabo el 10 y 11 de octubre en Chicago. La USDEC convocó a procesadores, empresas comerciales, productores de leche y otros unidos en su objetivo de aumentar la demanda mundial de queso e ingredientes lácteos de EE. UU.


El presidente del USDEC, Larry Hancock, productor lechero de Texas, moderó la reunión y anunció que en la USDEC son 114 miembros: 57 empresas procesadoras, 19 empresas comerciales y 37 organizaciones y empresas aliadas.

En la apertura, el vicepresidente de USDEC, Alex Peterson, elogió los esfuerzos realizados de los miembros para aumentar las exportaciones de productos lácteos de EE. UU. ($ 7.8 mil millones en 2021) a pesar de los desafíos que incluyen problemas continuos en la cadena de suministro, inflación, gobiernos proteccionistas, tipos de cambio desfavorables y un más lento de lo esperado crecimiento económico mundial.


Dos años consecutivos en los que se establecieron récords para las exportaciones de productos lácteos de EEUU pueden parecer difíciles de mantener. Aún así, las exportaciones de 2022 están por delante del ritmo del año pasado.

USDEC proyecta que la producción de leche de Nueva Zelanda se mantendrá estable o disminuirá durante los próximos 5 a 10 años.


El pronóstico oficial de la Unión Europea es un crecimiento cero de la producción de leche para los próximos cinco años, y muchos lo consideran un escenario demasiado optimista.


Desde el comienzo de la pandemia, la participación de EE. UU. en el comercio mundial de NFDM/SMP ha aumentado del 29 % al 39 %; la participación en el comercio de suero ha aumentado del 35% al ​​41%,

la proporción de queso ha aumentado del 18% al 22% y la proporción de grasa de manteca ha aumentado del 3% al 10%. Barb O'Brien, presidenta y directora ejecutiva de Dairy Management Inc., la organización matriz de USDEC comentó que “Al invertir en la innovación, fortalecer nuestra reputación general a nivel internacional y capitalizar las nuevas oportunidades para los productos lácteos en mercados globales nuevos y emergentes, sabemos que los EEUU se convertirán en el proveedor preferido”.


“Mientras vemos que el resto del mundo retrocede un poco, sabemos que este es un buen momento. Se trata de crear un negocio global rentable, estable y a largo plazo para los productos lácteos americanos.


Una de las mayores ventajas para los Estados Unidos sigue siendo la ventaja de producción de leche del país. A pesar de los elevados costos de los insumos en todo el mundo, Estados Unidos está mejor posicionado para aumentar el volumen de leche de manera sostenible en comparación con la UE y Nueva Zelanda.


Robert Zoellick, (ex sub secretario de Estado y ex presidente del Banco Mundial), señaló los múltiples problemas que están desafiando el comercio Mundial y lo harán al menos en el futuro cercano.

Desde la invasión rusa de Ucrania hasta el impacto persistente de COVID-19 y los bancos centrales endureciendo la política monetaria para combatir la inflación. Estos temas crearán obstáculos económicos que complicarán a los agricultores y productores de alimentos en general y ejercerán presión sobre la demanda de los consumidores a nivel Global. “Creo que los agronegocios serán un sector favorito, especialmente para los productores que pueden liderar con prácticas de sostenibilidad como la conservación del suelo y el agua, la eficiencia energética y una menor huella de carbono”, dijo R. Zoellick a los asistentes a la reunión. “El hecho es que los productos lácteos de EE. UU. han estado a la vanguardia de estos problemas de sustentabilidad... eso debería darle a su industria una verdadera ventaja”.